Lo que el Universo quiere de ti

¿Qué estas hoy por hoy tú entregando al mundo?

Es posible que, tras leer la anterior pregunta, te estés cuestionado la misma pues, es probable, que quizás no sepas exactamente a dónde quiero llegar dicha pregunta, pero, ¡no te preocupes! Pues cuando termines de leer este artículo sabrás exactamente a qué me estaba refiriendo con la misma.

 

En ocasiones, llegan a nuestra vida momentos de reflexión, momentos de cuestionamiento, momentos en los que sientes una vocecita interna muy sigilosa que te avisa de algo, pero, que no llegas a escuchar bien que es aquello que te está intentando decir.

 

Y entonces, nuestra vida sigue, pero, de nuevo volvemos a sentir una vocecita interna que quiere volver a decirnos algo, y, aunque aún no llegamos a poder escuchar que nos está queriendo decir, sí que es cierto que, comenzamos a apreciar que algo está cambiando en nosotr@s. Es en este momento que comienzas a sentir que necesitas hacer algún cambio en tu vida, aunque por el momento no sabrías ni por dónde empezar pues, ni siquiera sabes a ciencia cierta qué es lo que quieres cambiar de la misma.

 

Comienzan pues esos días en los que sientes algo fuerte dentro de ti, algo que se está convirtiendo en una necesidad, pero… ¿necesidad de qué? ¿cómo saber que me está pasando? ¿cómo saber qué es lo que me está faltando? ¿qué necesito cambiar? ¿Qué paso debo de dar?

 

Y la vida sigue… y tu “necesidad de cambio” va creciendo…

 

Es aquí cuando comienzas a echar la vista atrás analizando que fue aquello que algún día quisiste hacer pero que nunca hiciste. Es aquí cuando comienzas a analizar que es aquello que te gustaría hacer en tu vida, quizás en un pasado no muy lejano quisiste viajar al extranjero y pasar una temporada allí, quizás para aprender otro idioma, o simplemente para conocer más a fondo otra cultura.

 

Quizás sientes que algo en concreto te comienza a llamar la atención, y te gustaría indagar más en el tema.

 

La cuestión es que comienzas a hacer un listado de posibles cosas que quisieras hacer en tu vida y, que quizás, vaya por ahí ese cambio que sientes que necesitas dar.

Es entonces en este momento, cuando toca investigar más a fondo que nos está ocurriendo, porque ya sabemos que algo en nuestra vida no va bien. Cada mañana al despertar te deprimes pensando en el día que te espera por delante basado prácticamente el mismo en acudir a un puesto de trabajo el cual odias, o, si no llegas del todo a odiar… tampoco sientes que te llene.

 

Tus días son prácticamente una rutina que ya empieza a agobiar, y en lo único que piensas es en que vuelva a llegar el fin de semana para sentir un poquito de libertad, aunque sea solo un poquito para coger fuerzas y así poder afrontar nuevamente la semana que te espera por delante.

 

Llega el domingo en la tarde, y ya tu mente y tu cuerpo se empiezan a estremecer, ya empieza esa emoción non grata en la boca del estómago al ver que tus pocas horitas de libertad semanal ya se han ido prácticamente.

 

Y el tiempo pasa, un día y otro, y otro, y cuando te vienes a dar cuenta ya se fue un mes, medio año, y hasta el año entero, y te encuentras nuevamente tomando las uvas que darán la entrada al año nuevo, un año nuevo cargado de esperanza, de cambios planeados en tu mente, de sueños por retomar y cumplir…

 

Y pasa la vida…

 

Y cuando te vienes a dar cuenta, echas la vista atrás y piensas ¿Qué he hecho realmente yo CON MI VIDA? ¿Con mi estancia aquí en este mundo?

 

Y entonces te preguntas ¿qué es lo que el Universo esperaba de mí? ¿Qué me tenía realmente preparad@? ¿Qué misión tenía yo que haber cumplido en la tierra? ¿Cuál era el Propósito de vida que mi ALMA tenía que haber cumplido a través de mi experiencia humana?

 

La cuestión es que AUN ESTAS A TIEMPO de cumplir, de desempeñar tu “para qué” has venido a este mundo. No permitas que las circunstancias te limiten (la edad, el dinero, tus creencias limitantes…). Aún estás a tiempo de empoderarte y sacar a la guerrera/ro que llevas dentro y dar lo mejor de ti a l@s demás.

 

Aún estas a tiempo para llevar a cabo LO QUE EL UNIVERSO ESPERA DE TI.

 

Nunca es tarde, y nunca hay límites. Los únicos límites que existen los marcas tú, tú eres quien puede limitarte o, IMPULSARTE para llegar a las estrellas.

 

Si tu permites que l@s demás te digan que has de hacer, en el fondo, eres tú quien te estás limitando pues, estás PERMITIENDO que l@s demás decidan por ti.

Ya sabes que tienes una MISION que cumplir, ahora toca descubrir cuál es, para que has venido a este mundo, y como puedes contribuir para que el mundo sea mejor, para ayudar a otras personas a que sus vidas sean mejores.

 

Y para poder comenzar a descubrir tu PROPOSITO de VIDA, aquí te dejo una serie de preguntas, las cuales te invito a responder a solas, en calma, centrad@ en ello, permitiendo a tu voz interna que te ayude a descubrir tu labor en esta vida.

PREGUNTAS DE PODER PARA CONECTAR CON TU PROPOSITO DE VIDA

 

 

#1 ¿Si hubiera un solo problema que pudieras solucionar en este mundo, cuál sería?
 
#2 ¿De qué tema no te cansas de hablar por más horas que pasen?
 
#3 ¿Qué es aquello de lo que no te cansas de aprender?
 
#4 ¿Qué es aquello para lo que l@s demás te piden consejo o ayuda?
 
#5 ¿Cuál ha sido tu mayor desafío superado en tu vida? ¿cómo podrías ayudar con tu experiencia y aprendizaje a otras personas que estén pasando por lo que tú ya has pasado y superado?
 
#6 ¿Cómo podrías dejar tu huella en este mundo? ¿Cómo te gustaría que te recordasen?
 
#7 ¿Para qué he venido yo a este mundo?

Reflexionando un poco…

 

 

 

Cree en ti,

Sueña en grande

Haz posible lo imposible.

Tu puedes con todo,

Ten fe en que lo vas a conseguir.

Has venido a brillar.

Mereces ser feliz.

 

Carmen Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *