¿Eres una persona procrastinadora?

¿Alguna te ha ocurrido que tenías que llevar a cabo una determinada tarea, pero finalmente no la has realizado?

 

¿Alguna vez te ha pasado que tenías una tarea pendiente, pero, que por diversas razones no la has llevado a cabo? Por ejemplo, por ser una tarea importante pero aburrida y, por tanto, preferir realizar otra actividad en su lugar, por no estar aún próxima su fecha límite, etc.

 

Entonces, si eres de l@s que dejan las cosas para luego…

 

¡ESTE POST ES PARA TI!

 

Y habiendo hecho esta pequeña introducción, es hora de meternos de lleno en el post de hoy.

 

Pero antes permíteme decirte que estoy segura de que este post que te comparto justo abajo de este párrafo te va a ser de mucha utilidad, pues con el complementarás a la perfección lo que vas a aprender en este post.

 

¡NO DEJES DE LEERLO!

Eso si… después de este 🙂

 

¿Qué son los hábitos? ¿Cómo se originan? ¿Cómo los modificamos?

 

 

¿Qué significa procrastinar?

 

Procrastinar es el término que se le atribuye al “dejar las cosas para otro momento”, al “ya lo haré luego”, y ese “luego” a veces nunca llega o, si llega, pero demasiado tarde.

 

Cuando procrastinamos, dejamos para “después” no solo cosas aparentemente sin importancia sino, que también dejamos de hacer cosas importantes.

 

Cuando la tarea/ acción que debemos de realizar nos da pereza, no es de nuestro agrado, no es divertida, etc., nuestra mente comienza a divagar en un incesante auto-sabotaje por el que comenzamos a otorgar una importancia suprema a tareas “secundarias”, y una urgente necesidad por realizarlas, cuando realmente sabemos que estas acciones sin importancia o, no tan importantes, no son para nada urgentes.

 

¿Quién no ha dejado en algún momento una tarea importante para después porque ha preferido hacer otra cosa que en ese momento le estaba haciendo sentirse bien?

 

PROCRASTINAR 3

 

Digamos pues, que se trata de una acción que tod@s en algún momento hemos llevado a cabo. Es por ello, que debemos hacernos conscientes de ello, para en un futuro, cuando se nos dé una nueva situación similar, podamos SER RESPONSABLES con nuestras acciones.

 

¿Sientes que dejas todo para el último momento? ¿Sientes que apuras al máximo el tiempo cuando tienes que llevar a cabo una tarea con fecha marcada? ¿Te distraes cuando trabajas en algo importante haciendo otras cosas más divertidas, más interesantes para ti en ese momento? Pues déjame decirte que entonces eres una persona propensa a procrastinar.

 

Decirte que, tu identidad personal es la suma de pequeñas decisiones diarias en tu vida, y es por ello que cuando no tomas las riendas de tu vida con firmeza, sino que, por el contrario, vas procrastinando y procrastinando, finalmente esto te lleva a ir incorporando una sensación de malestar en tu vida, como consecuencia de no estar llevando a cabo todas aquellas acciones, tareas, actividades, que sabes que tienes que hacer, pero que, sin embargo, por diversos motivos, no las estás realizando.

 

Es por ello, que la procrastinación puede afectar a:

  1. Tu productividad
  2. A tu autoestima
  3. A tus resultados en tu vida
  4. Al cumplimiento de tus objetivos, metas, sueños
  5. Etc.

 

El procrastinar las cosas, incorpora a tu vida un fuerte sentimiento de frustración, así como de culpa, por no lograr terminar lo que empiezas o, lo que, aún sin empezar, sabes que tienes que llevar a cabo. Ello te hace creer que eres una persona incapaz de cumplir lo que se propone, afectando a tu autoestima, y creando una identidad personal con la que en el fondo no te sientes realizad@. Esta identidad personal, con la que cargas a diario, pero, con la que no te sientes satisfech@, finalmente termina afectando a otras áreas de tu vida, lo que se traduce en una vida NO PLENAMENTE FELIZ.

 

En ocasiones, el dejar para después algo importante para ti puede llevarte a no decidirte nunca a empezar la acción, y, por tanto, que pase y pase el tiempo, que la vida se vaya, y con ella el que fue tu deseo, tu sueño por llevar a cabo tu propósito de vida, ante el que, el miedo, la pereza… fueron más fuertes, evitando de esta forma que te pusieras en marcha.

 

Si has descubierto que eres una persona procrastinadora, un PLAN DE ACCIÓN te ayudará a dejar de serlo.

 

PLAN DE ACCION

Establece un PLAN DE ACCIÓN para todo aquello IMPORTANTE que has de llevar a cabo, establece cómo lo vas a hacer y el tiempo que le vas a dedicar para poder concluirlo.

 

¿Te sientes frustad@ por no terminar lo que empiezas?

 

¿Te sientes culpable por estar estancad@, sin avanzar en tus objetivos y metas, como consecuencia de no empezar o, no terminar lo que empiezas?

 

¿Sientes verdadero remordimiento por ver tu lista de tareas urgentes o importantes aún pendientes día tras día?

 

No te preocupes, TODO TIENE SOLUCIÓN EN LA VIDA, además, te aseguro que no eres la única persona en este mundo que procrastina tareas o actividades, es un tema que nos afecta de algún modo a un gran número de personas, así que abandona a los remordimientos pues…

 

¡ES HORA DE TOMAR ACCION!

 

Y, ¿qué te propongo?

 

Pues te propongo llevar a cabo un PLAN DE ACCION ANTI-PROCRASTINACION

 

¿Qué vamos a hacer AHORA entonces? Pues está claro, ¡DEJARLO PARA DESPUES! ¡ESPERA! Se supone que estamos tratando el tema de no procrastinar ¿no? Me he liado por un momento 🙂

 

¡VAMOS AL LIO!

 

Lo primero que vas a hacer es tomarte un momento de relax y analizar qué cosas has estado hasta hoy procrastinando.

 

Lo segundo: Una vez que ya has listado todas aquellas acciones que están pendientes de realizar por tu parte… es hora de respirar profundamente, y decirte a ti mism@: ME PERDONO, y a partir de AHORA voy a tomar las riendas de mi vida, prometiéndome ser responsable con mis asuntos, y no volver a dejarlos nunca más para después.

 

Y ya, por último, estamos list@s para comenzar a dar forma a nuestro PLAN DE ACCION ANTI-PROCRASTINACION.

PLAN DE ACCION ANTI-PROCRASTINACION

 

  1. Lista todas las cosas que tienes pendiente por hacer
  2. Selecciona las más urgentes, después las más importantes, y luego el resto de cosas por hacer.
  3. De entre las tareas URGENTES, mira a ver cuáles son las fechas límites de las mismas pues, obviamente, debemos de empezar por la más urgente de entre las urgentes.
  4. Mira a ver si te es posible DELEGAR alguna de ellas, y de esta forma. Aligerar tu agenda
  5. Tanto si has podido delegar alguna actividad como sino… ¡vamos a empezar!
  6. Toma la actividad/tarea URGENTE (que no has podido delegar), y bueno… ¡no vamos a realizarla de una sentada sin tener ni un solo segundo para no levantar la cabeza y saber cómo sigue el mundo a nuestro alrededor! Sino que lo que vamos a dividir esa tarea en tareas más pequeñas, fáciles de llevar a cabo “en todos los sentidos”, y vamos a comenzar paso a paso, eso sí ¡Sin prisa, pero sin pausa!
  7. Cuando hayas terminado esa pequeña acción, ya estarás más cerca de alcanzar el resultado final. Ahora toca ir a por la siguiente mini-tarea.
  8. No olvides FELICITARTE a ti mism@ por el cumplimiento de cada una de esas pequeñas tareas, pues, has decidido tomar el control de tu vida, y, por tanto, dejar de PROCRASTINAR.
  9. ¡ENHORABUENA! Siéntete orgullos@ de tu decisión de tomar las riendas de tu vida
  10. Además de felicitarte a ti mism@ por tu nueva versión personal, RECOMPENSATE por cada nuevo avance que vayas dando a lo largo de tu PLAN DE ACCION ANTI-PROCRASTINACION (el cómo te recompenses ya es cosa tuya)
  11. Realiza y ejecuta este PLAN DE ACCION para cada una de las tareas de tu lista anterior, ¿la recuerdas?
  12. Establece este PLAN DE ACCION de ahora en adelante para SIEMPRE en tu vida
  13. ¡ENHORABUENA! Le has ganado la batalla a la PROCRASTINACION.

 

Nota: Es muy IMPORTANTE que ACATES el PLAN DE ACCIÓN que te has marcado.

 

Nos vemos en el siguiente post.

 

¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *