Hábitos. ¿Qué son? ¿Cómo se originan? ¿Cómo modificarlos?

En el post de hoy, vengo a hablaros un poquito de que son los HABITOS, y de la importancia de conocer qué hábitos ponemos en marcha en nuestro día a día.

¿Alguna vez has deseado llevar a cabo determinada acción en tu vida con el fin de obtener un determinado resultado, pero… finalmente no has llegado a materializarlo?

 

Si tu respuesta ha sido SI, permíteme decirte que te entiendo, a tod@s nos ha pasado alguna vez o, incluso más de una.

 

Y, ¿esto por qué nos ocurre?

 

Pues, nos ocurre por la sencilla razón de que en nuestro día a día llevamos a cabo una serie de hábitos automatizados que están dando como resultado nuestra actual realidad, y, por lo tanto, si queremos alcanzar un determinado resultado distinto a alguno de los resultados que actualmente estamos teniendo en nuestra vida, toca remangarnos y comenzar a realizar un profundo trabajo de investigación acerca de nuestra actual realidad, y del por qué esta es como es.

 

En este post, quiero ayudarte en esta labor de análisis acerca del por qué te cuesta tanto atraer otro resultado distinto al que actualmente estas materializando en tu vida.

 

Te invito a quedarte conmigo a lo largo de estas líneas pues, sin duda, estoy segura de que este contenido te va a ser de gran utilidad.

Lo imposible solo tarda un poco más

1º ¿Qué son los hábitos?

 

Un hábito es un comportamiento rutinario que repetimos de forma regular, así como de forma inconsciente.

 

Es decir, lo hemos AUTOMATIZADO de forma inconsciente, por lo que no tenemos que prestar especial atención a la hora de llevarlo a cabo, sino que lo ejecutamos sin cuestionarnos la acción que vamos a llevar a cabo o, estamos llevando a cabo

 

Te pongo un ejemplo: Lavarte los dientes. Se trata de un hábito que diariamente repetimos de forma automática, sin cuestionarnos si llevamos a cabo la acción o no, sino que, simplemente te levantas, y cuando acudes al aseo te los lavas sin más.

 

Otro hábito podría ser tomar café en las mañanas para comenzar a funcionar, o apagar las luces al salir de casa o, echar la llave a la puerta al salir.

 

Como he indicado anteriormente, son acciones RUTINARIAS que realizamos sin prestarles demasiada atención.

 

Los hábitos, son rutinas que permiten a nuestro cerebro automatizar determinadas acciones, para de esta forma, repetirlas una y otra vez, ahorrándole tiempo, y pudiendo, por tanto, dedicar ese tiempo en el que no tiene que estar pensando cómo llevar a cabo esa rutina, a otra actividad.

 

Un hábito es el resultado de una acción que repites continuamente de forma inconsciente.

 

2º ¿Cómo se originan los hábitos?

 

Cuando creamos un hábito, estamos creando una RED NEURONAL en nuestro cerebro que permite ejecutar la acción en automático, sin que nuestro cerebro pierda tiempo en ver cómo lo va a ejecutar cada vez que la llevamos a cabo, es decir, se habrá creado un camino trazado, el cual, simplemente habrá que andar cada vez que llevemos a cabo esa misma acción sin necesidad de cuestionarnos que camino hemos de tomar para realizar dicha acción.

Crear un hábito tiene una VENTAJA, así como una DESVENTAJA:

 

  • VENTAJA: Cuesta crear un hábito, pero cuando éste se crea, y se asienta por tanto en nuestro cerebro, podemos realizar esa actividad una y otra vez en piloto automático, sin dedicar esfuerzo a la misma, y mientras tanto, nuestro cerebro puede ocuparse de tomar decisiones más importantes para nosotr@s.

 

  • DESVENTAJA: Una vez que hemos creado e interiorizado el hábito, es muy difícil modificarlo, y es posible que parte de esos hábitos no sean saludables para nuestra existencia.

 

Toda acción que termine conformando un hábito, lo ha llegado a ser porque nos proporciona una RECOMPENSA

 

He de indicar que, una gran parte de las actividades diarias que llevamos a cabo son HABITOS, los cuales definen nuestro estilo de vida HOY, por lo tanto, están construyendo la vida que tendremos en el FUTURO.

 

Conocer nuestros hábitos diarios NO BENEFICIOSOS nos resultará muy útil, así como muy NECESARIO, para iniciar las acciones que nos lleven a generar nuevos hábitos en nuestra vida, hábitos realmente beneficiosos para nosotr@s.

Esta es la razón del por qué es difícil adoptar un nuevo hábito (requiere repetición constante hasta transformarse en hábito), así como por qué es fácil caer en viejos hábitos a pesar de habernos decidido a modificarlos (se ejecutan de forma automática a nivel inconsciente).

 

Dentro de los hábitos podemos encontrarnos con:

 

  1. Hábitos beneficiosos:
  • Dormir 7/8 horas diarias
  • Leer todos los días (supondrá un incremento de nuestro conocimiento)
  • Meditar (permite aflorar nuestra verdadera esencia, y tomar decisiones más acertadas en nuestra vida)
  • Hacer ejercicio a diario
  • Alimentarse de forma saludable (nos permite afrontar el día con energía)
  • Etc.

 

  1. Hábitos no beneficiosos:
  • Dormir menos de las horas recomendadas/necesarias
  • Pasar nuestros ratos libres en el sofá viendo las noticias o programas de televisión que no nos están aportando realmente nada (en cuanto a nuestro nivel de desarrollo personal)
  • Tomar alimentos procesados de forma continua
  • No beber la suficiente cantidad de agua diaria recomendada
  • Procrastinar tareas importantes
  • Etc.

 

Entonces, llegados a este punto, ¿Cuál es nuestro objetivo ahora? Pues, nada más y nada menos que detectar que tipo de hábitos en nuestra vida no nos están acercando hoy por hoy a los resultados que deseamos, y sustituirlos por nuevos hábitos que sí que nos acerquen a alcanzar nuestras metas.

 

Un hábito se forma por la repetición constante

En un principio, dicha acción la ejecutamos de una forma consciente, es decir, de forma voluntaria, pues así lo hemos decidido (sea por el motivo que sea), pero, transcurrido un tiempo, habremos automatizado de forma inconsciente esa acción, habiéndola transformado en un hábito (ya sea un hábito beneficioso o no). Y es a partir de ese justo momento que ya no se requiere de nuestra voluntad para realizarse, sino que ya se ejecuta a nivel inconsciente de forma automática y rutinaria.

 

El fin de la creación de los hábitos es conseguir que nuestro cerebro se vuelva más eficiente.

3. ¿Cómo podemos crear nuevos hábitos?

 

Vamos a comenzar a incorporar pequeños cambios en nuestra vida, y ¿cómo lo hacemos?, a través de nuevos hábitos que si nos acerquen a los resultados que deseamos.

 

Para comenzar a crear nuevos hábitos beneficiosos, los iremos creando poco a poco.

 

Empezar con un solo hábito nos ayudará a ser constantes ya que:

 

  1. Sólo tendremos que enfocarnos en alcanzar una sola determinada acción en nuestra rutina diaria
  2. Es necesario comenzar poco a poco, pues la cima no se puede alcanzar de una sola zancada.
  3. Con cada pequeño paso diario que vayamos implementando, iremos viendo pequeños avances que nos motivarán a continuar.
  4. Comenzaremos a implementar el hábito que mayor resultado a priori nos pueda aportar en nuestra vida, pues además este puede permitirnos ir rápidamente incorporando otra serie de nuevos hábitos en nuestro día a día.

 

Te pongo un ejemplo: Imagina que eres de l@s que se van tarde a la cama ya que, tras cenar, estás un buen rato en el sofá viendo la televisión. A la mañana siguiente, te levantas cansad@ (justo este motivo no te ha permitido levantarte antes y de esta forma poder aprovechar mejor tu nuevo día), y apuras al máximo el tiempo antes de decidir salir de la cama. Te gustaría poder leer todos los días un rato, pero, no encuentras el momento a lo largo de tu ajetreado día para hacerlo.

 

¿Cómo podríamos en este caso introducir el hábito de la lectura en tu día a día?

 

  1. Ir a dormir antes
  2. Levantarte por tanto más temprano
  3. Ese rato que has despejado en tu comienzo de día (levantarte antes), lo vas a dedicar ahora a leer.

 

Esto te dará un doble beneficio:

 

  1. El conocimiento nuevo adquirido a través de la lectura
  2. La sensación de ser más productiv@ y que tu día te cunda más

 

Vamos a comenzar por tanto a implementar un nuevo hábito en nuestra vida.

 

Por ejemplo:

 

  • Hacer ejercicio
  • Leer un rato todos los días
  • Dejar de fumar
  • Comer de forma saludable

 

Entonces, ¿os animáis a hacer un balance de cuales son vuestras rutinas diarias, de cuales son vuestros hábitos que día a día lleváis a cabo, y ver qué efecto, que resultado os está proporcionando en vuestra vida?

 

Os comparto este post en el que os hablo de la PROCRASTINACION, de qué es la procrastinación, y de cómo ésta nos puede afectar en nuestras vidas.

 

¿ERES UNA PERSONA PROCRASTINADORA?

 

Os invito a ver cuáles son vuestros hábitos, ver cuál es la recompensa inmediata que os está reportando (por ejemplo: tomar una botella de refresco cada día cenando mientras ves la televisión//RECOMPENSA: Satisfacción en ese momento, momento de RELAX), y ver cuáles de ellos os está reportando un beneficio BENEFICIOSO y cuáles no.

 

Una vez tengáis ese listado, toca analizar cuál de ellos (de entre los que NO os está produciendo un beneficio beneficioso en vuestra vida a nivel físico, mental…) vais a comenzar a modificar en primera instancia.

 

Si sois constantes en el cambio, y vais comprobando los resultados que este nuevo hábito os está provocando en vuestra vida, os sentiréis motivad@s para continuar con el mismo, transformando, por tanto, poco a poco vuestra vida.

 

Os invito a compartir vuestros comentarios acerca de este post referido a los hábitos, así como a compartir cuales son vuestros hábitos diarios que habéis identificado como poco beneficiosos, y que os están impidiendo alcanzar los resultados que deseáis.

 

Por otro lado, si sabéis de alguien a quien le pueda servir esta información, os invito a hacérsela llegar.

 

Nos vemos en el siguiente post.

 

Un abrazo.

2 Comentarios

  1. Hola te cuento que me cuesta mucho leer. Me da sueño. Me aburro

    1. Buenas tardes Sonia Mirabal. Gracias por tu comentario. Te comento mi experiencia personal con la lectura. En casa de mis padres SIEMPRE ha habido numerosos libros, pues, ambos son grandes lectores, y, sin embargo, a mí nunca me llamó la atención leer, de hecho, para mi leer los libros obligatorios que exigían en el colegio era un auténtico SUPLICIO, PERO, hace unos años descubrí que había determinadas temáticas sobre las que sí que sentía que me apasionaba leer, y desde entonces, no he dejado de hacerlo. Estoy segura de que tiene que haber una temática concreta sobre la que te apasione leer, sólo es cuestión de descubrir cuál es, y para ello, un truco infalible es analizar que es aquello que te apasiona, por ejemplo, imagina que te apasiona cocinar, o te gusta la informática, o te encanta la decoración, o estar al día en la moda, etc., pues seguro que te encantará leer acerca de aquella actividad que te apasiona hacer, pues, en los libros encontrarás información así como formación, para mejorar en la misma. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *